Y así me convertí en mago...

Siempre me gustó la magia, aunque cuando era pequeño nunca entendía bien las instrucciones del librito de "Magia Borrás"...

La carrera de Empresariales y mi trabajo posterior en consultoría  no impidieron que  al salir de la oficina, me quitase la corbata y fuese a clases de teatro durante tres años, por pura afición (el escenario, siempre me ha parecido muy  mágico).

Algún tiempo después, descubrí que existían las escuelas de magia (y yo que siempre pensé que el mundo de los magos era cerrado e impenetrable)... así que me apunté a una de ellas y hasta ahora... Lo que empezó siendo un sueño, es ahora mi realidad .... Así, José Luis se transformó en VALMONT

 

Actualmente fusiono el mundo de la magia y de la empresa. Es una gran satisfacción para mí haber hecho de mi afición una profesión. Me entusiasma hacer sentir la ilusión de lo imposible y que os evadais de la realidad, tanto en fiestas privadas, como en teatro, en seminarios o "kick-offs" de empresa.

 

¡ Os invito a compartir mi ilusión !